eMouaten : Bulletin de Veille


EFE le Samedi 11 Mai 2019

Fiscal marroquí acusa de falso testimonio a participantes en programa Cuatro




Rabat - La Fiscalía marroquí ha presentado cargos de fraude y falso testimonio contra dos marroquíes que participaron en un reportaje de la cadena española Cuatro sobre el supuesto tráfico de medicamentos entre España y Marruecos.

Fuentes cercanas a la investigación dijeron a Efe que los dos marroquíes, que aparecieron en un reciente programa de "En el punto de mira", se encuentran ahora detenidos, y han sido acusados de "fraude, denuncia de una infracción a sabiendas de que no existe y ultraje a una institución organizada".

Según el Código Penal marroquí, los delitos que presentó la Fiscalía pueden ser castigados con penas de entre un mes y cinco años de cárcel, y en caso de que el falso testigo reciba dinero la pena pueda alcanzar diez años.

El caso estalló el 1 de mayo cuando el canal español emitió un reportaje en el que aparece un personaje al que se asegura que se le conoce como "el Pablo Escobar de Marruecos", quien sostenía ser el mayor suministrador de psicofármacos de contrabando en el país magrebí y que ganaba más de 180.000 euros mensuales por su actividad.

La Dirección General de Seguridad Nacional (DGSN) marroquí publicó anteayer un comunicado en el que afirmó que el testimonio del supuesto traficante marroquí está "lleno de afirmaciones mentirosas" y que el así llamado Escobar no es sino un aparcacoches en la ciudad norteña de Tánger que declaró a la cadena a cambio de una contrapartida de 200 euros.

Los periodistas de Cuatro -asegura la policía marroquí- dijeron al guardián de coches que estaban rodando una película de ficción sobre un barón de la droga y le indicaron las respuestas que debía dar.

Además, también presuntamente mintieron a otra persona involucrada en el caso, un marroquí residente en la ciudad de Ceuta y que les puso en contacto con el guardián: a esta segunda persona le hicieron creer que el reportaje en cuestión iba a servir a una asociación de lucha contra la drogadicción, con el propósito de ayudarla a financiar sus actividades.

En la misma nota, la DGSN explicó que se ha ordenado la busca y captura de los extranjeros y sus cómplices implicados en el rodaje del reportaje.

Contactadas por teléfono, fuentes de Unicorn, la productora del programa, negaron las afirmaciones de la policía marroquí: "Ni hemos pagado, ni hemos hecho un montaje ni nos hemos inventado la historia. Nosotros no hemos llevado a nadie a la cárcel. Ese señor sacó las pastillas de su bolsillo. Nos dijo lo que ingresa y así lo reflejamos. Habrá cometido algún delito", afirmaron.

Fuentes de seguridad marroquíes explicaron a Efe que han "identificado a todos los implicados" en este caso, así como a los periodistas y asistentes españoles "que entraron en el país en otra calidad profesional que no es la suya", en alusión a que no declararon su condición de periodistas y grabaron el programa con cámara oculta.

Las fuentes subrayaron que no hay acusación de delito de tráfico de droga contra los dos marroquíes, porque sostienen que las drogas aparecidas en el reportaje no procedían del supuesto "Escobar marroquí".

También el reportero Boro Barber, que fue el que realizó la polémica entrevista al "Escobar marroquí", escribió hoy en su cuenta de Twitter que "es falso que hayamos montado ningún testimonio en el reportaje. Grabamos verdades incómodas y eso genera reacciones", sostuvo.

El polémico reportaje ha tenido gran eco mediático en Marruecos y ha generado muchas reacciones en las redes sociales del país.